Molinos en el Altoaragón

Como funciona un molino?


 
El harinero:
el lugar de trabajo de un molino de cereal
 
La gente acudían al molino con sus mulas cargadas de cereal. El trigo que había de molerse se echaba en la tolva, un depósito con forma de pirámide invertida, situada por encima de las piedras de moler. El cereal caía de la tolva, se colocaba por el orificio de la piedra superior y se introducía entre las muelas.

La piedra inferior estaba fijada, mientras que el rodete hacia girar a la piedra superior. Las piedras de moler estaban protegidos por una caja de madera, con forma circular o poligonal, que se conocía como guardapolvos. El guardapolvos impedía que la harina se polvoreaba por todas partes. Ejemplos de guardapolvos octogonales se encuentran en Yésero y Las Almunias de Rodellar.

Gran parte del éxito de un molino radicaba en sus piedras. Como consecuencia de la ablación producida por el rozamiento, los relieves de las muelas erosionaban. De vez en cuando era necesario de devolverles su vigor: había que picar las piedras. La cabra permitía levantar las piedras para picar.

La piedra superior pesaba más o menos 1000 kilos y giraba a una velocidad de más de 100 revoluciones por minuto.
Hoy día, muchas piedras son usadas como mesitas de merendero. (Sarvisé, Allué).

guardapolvo cabra
piedra de moler tolva
piedra de moler tools


 
El aceitero:
el lugar de trabajo de un molino de olivas
ruello
En primer lugar, las olivas se colocaban bien ordenados en la balsa de moler para romperlos mediante el ruello. El ruello es una piedra vertical sin relieve, movido por energía de sangre (mulas). Es muy exceptional que se mueva mediante la fuerza del agua (p.e. Santa Eulalia la mayor). La balsa tenía un borde levantado que impedía que las olivas se salían antes de que transformaban en una pasta espesa y pesada.

prensa y caracol caracol esteras
  pilas
En una fase siguiente, se apilaban debajo de la prensa esteras circulares de esparza y capas de la pasta de olivas. Una gran viga que servía de palanca estaba fijado al lado izquierda, cerca del 'bocadillo vegetariano'.

En su otro extremo pendía un caracol. El eje contaba con dos agujeros por los que se introducía las barras de madera que fueron empujados por varios hombres para hacer girar el caracol y conseguir que la prensa actuara y el aceite se librara. Agua hirviendo aceleraba el proceso.

El aceite, mezclado con el agua, caía en un depósito de piedra: la pila. Allí, el agua se quedaba en el fondo y cuando el aceite alcanzaba casí el borde, comenzaba a caer -ya limpio- en la otra pila.

Los residuos que quedaban entre las esteras tras acabar la acción de la prensa, lo usaban como comustible y - mezclado con otros productos - servía también de alimento para los cerdos.

Algunos molinos tenían una prensa más moderna y compacta y sin gran palanca (p.e. Troncedo, Almazorre, Mipanas). Más imágines de caracol y estera en Coscojuela.



 
El batán:
el lugar de trabajo de un molino trapero
El batán tenía como función dar más consistencia y flexibilidad a los tejidos de lana. El tejido, que siempre estaba mojado, fue golpeado durante horas o días consecutivos con grandes mazos de madera.

Un batán en funcionamento se llegaba oír a distancias de centenares de metros. Un batán requería menos control que los otros molinos: algunas visitas del molinero por día bastaban.

La rueda estaba en una posición vertical y hacía girar un eje horizontal que a su vez movía los mazos.

El último batán (Lacort) funcionaba hasta los principios de los años setentas del siglo 20.

mazo